Sexo Virtual. Tercera Parte

Sexo Virtual. Tercera Parte

En los relatos anteriores inicie contando la forma en que me inicie en el mundo del sexo virtual en los chats y todo lo relacionado a ello, pero también como la primera solicitud para conversar fue algo que me excitó demasiado a tal punto que empecé a imaginarlo todo.

Me metí el dedo hasta lo más profundo

El chico me decía que me iba quitando las bragas de a poco hasta que estuviera totalmente desnuda, tras un par de minutos iba a recorrerme con sus manos y su boca e iba a darme el mejor sexo oral que en la vida pude haber tenido, fue así como pasaba su lengua por mi húmedo y profundo coño.

Mientras hacía eso, yo me tocaba las tetas y las apretaba para sentir mucho más placer, así que quise devolverle el favor y me metía su polla hasta lo más profundo de mi garganta, le daba tan rápido y duro que el chico gemía como si me estuviera metiendo el pene por el culo.

Un 69

Fue en un movimiento que el chico logró ponerse de nuevo en mi coño y sin pensarlo estábamos haciendo un 69 que ambos disfrutamos y gemimos hasta más no poder. Tras ello el chico me puso en cuatro y abrió mis piernas, yo me incline un poco y grite de placer cuando el chico metía su polla de a poco en mi chocho, fue una de las mejores sensaciones que pude sentir en la vida.

El chico empezó a tocarme el culo con sus manos hasta que me sacó la polla del coño y fue poniéndola en mi ano, mientras lo escribía yo iba metiéndome el dedo y gimiendo, también lo chupaba con mi boca para sentir todos mis fluidos vaginales y que estaba sintiendo demasiado rico cuando lo iba haciendo este chico. Fue así como el tío me escribió que tenía toda su polla dentro de mi culo y yo gritaba del dolor rico que tenía.

Una cabalgada única

Para finalizar le dije al chico de Málaga que era momento que el también gozará de placer y lo puse en la cama y me monte en su polla, pero antes de ello me la metí en la boca dos o tres veces. Cabalgue como una verdadera loca y con mucha pasión, ya que mientras cabalgaba el tío tocaba mis tetas de una forma muy deliciosa, ya que las apretaba pero lo suficiente para que todas las sensaciones que mi cuerpo sentía eran únicas.

El chico me escribió que fue en esa postura que se corrió dentro de mi coño, cuando me quite todo su semen estaba dentro de mi coño, eso fue algo que me prendió para terminar en un orgasmos frente a mi computadora y con el dedo más mojado que nunca antes en la vida.